La solución ERP vertical, ¿puede ser una buena opción para mi empresa?

Blog >>


A la hora de seleccionar un software el objetivo general es encontrar una herramienta, es decir un ERP, que se adapte a las exigencias de la empresa y extraiga el máximo rendimiento en cada proceso de la misma. El análisis de las necesidades y objetivos empresariales será clave para marcar el alcance funcional que debe tener la herramienta de gestión empresarial.

Entre las diferentes opciones de ERP que hay: horizontal y vertical, cada empresa debe determinar si, a parte de la funciones de gestión básica de una empresa como: contabilidad finanzas, compras y ventas, control de stocks, inventario, RRHH,…, alguno de sus procesos empresariales no quedan cubiertos con la solución integral horizontal. Cuando eso ocurre, entran en juego los ERP verticales.

Los ERP verticales surgieron con la finalidad de que los procesos core en una empresa pudieran ser gestionados desde un mismo entorno de gestión, y evitar con ello la implementación de  programas externos con desarrollos a medida para cubrir requerimientos específicos del negocio, hecho que dificulta la gestión de la información y la toma de decisiones en el entorno empresarial.

Los ERP verticales permiten trabajar con un software totalmente integral, potenciando así los flujos de trabajo entre diferentes secciones de una empresa y evitando la pérdida de información y errores entre ellas.

Un software vertical puede ser aplicado en multitud de sectores industriales. Algunos sectores que requieren soluciones verticales podrían ser: el sector agrícola en la que se resuelven cuestiones como el control de fitosanitarios, de máquinas y equipos, la gestión de la recolección, gestión de fincas,… El sector de la alimentación que requiere implementar controles de caducidad de los productos, trazabilidad de los lotes,…o ERP para industriales (instaladores, constructoras,…)  que permite llevar un seguimiento de los clientes, ejecución de las obras, presupuestos, gestión de stock de materiales,…

Algunas de las ventajas de trabajar con soluciones verticales integradas son:

Automatización de flujos y procesos de trabajo, ofreciendo un sistema de información común y accesible a todos los departamentos que permite trabajar de forma independiente y coordinada a la vez. Además permite automatizar ciertos flujos de trabajo para optimizar las tareas, como el control de la trazabilidad de una explotación agrícola, o una orden de mantenimiento preventivo en una cadena de fabricación, generado a través de un mensaje automático si la unidad de fabricación disminuye la eficacia de los indicadores marcados.

Gestión de procesos de información con las mejores prácticas y métricas dentro del sector. Con el estudio de las necesidades sectoriales se han desarrollado pre-configuraciones, módulos e integraciones específicas, las cuales han permitido la generación de objetivos o KPI más adecuados para cada sector o tipo de negocio, así como monitorizar los indicadores claves y relacionarlos con los distintos departamentos de una compañía.

Son soluciones desarrolladas a partir de la experiencia del sector. A menudo en el desarrollo de soluciones verticales interviene la participación de asociaciones sectoriales, que junto con el know how y la experiencia de múltiples implementaciones similares, los proveedores de soluciones consiguen desarrollar un software vertical robusto y de muy alta calidad, capaz de satisfacer ampliamente las necesidades de las empresas del sector.

Adaptabilidad. La mayoría de soluciones ERP verticales, a pesar de cubrir gran parte de objetivos y necesidades sectoriales, requieren en menor o mayor medida adaptarse a particularidades de cada negocio. Éste es un punto importante a tener en cuenta a la hora elegir a un proveedor de sistemas ERP, puesto que será clave para el éxito de su implementación en una empresa.

Garantía de continuidad.  A la hora de elegir una solución ERP vertical, las empresas deben cerciorarse que su proveedor les garantice el soporte necesario a largo del tiempo, puesto que a menudo las soluciones verticales necesitan adaptarse y modificarse de acuerdo a la evolución y cambios que hace una empresa.

Servicio cloud. Más allá de las soluciones verticales que pueda ofrecer el mercado, es recomendable valorar las opciones cloud disponible que ofrece cada solución ERP, ya que ello permitirá implantar soluciones con la escalabilidad necesaria para el crecimiento del negocio  con menor riesgo.

Es evidente que las soluciones de gestión de ERP verticales son una herramienta muy útil para las empresas que su actividad de negocio está centrada en sectores empresariales específicos. Es por ello que ésta es una solución a tener en cuenta a la hora de decidir la implementación de un software de gestión en una compañía.

Pídenos más información sobre  soluciones de gestión de ERP verticales.

Volver
Facebook
Google Plus
Twitter
Linkedin
Email